El alpechín, el orujo y el alperujo

El alpechín, el orujo y el alperujo

cincolivas_lacata_titulo.png

 

El alpechín, el orujo y el alperujo de los aceitesde oliva

 

Dependiendo del sistema de extracción de aceite empleado en cada almazara, los subproductos resultantes de este proceso se clasifican en alpechines y orujos o en alperujos.

Con el nombre de alpechín se conoce al líquido negruzco y maloliente que se desprende de la pasta de aceitunas.

Está compuesto en su mayor parte, por agua, aunque también incorpora materia orgánica y una pequeña porción de minerales.

Se trata de un residuo altamente contaminante que, según las actuales normativas medioambientales, debe ser separado antes de destinarlo a cualquier uso como la obtención de energía o el riego de los campos.

Por su parte, el orujo se corresponde con la parte sólida de las aceitunas, es decir, con una mezcla de huesos, pieles y pulpas.

Cuando sale de la máquina centrífuga este residuo aún contiene una parte de aceite, que se extrae con nuevas prensadas a mayor temperatura o mediante disolventes químicos.

Una vez seco, el orujo puede ser utilizado como combustible para calderas o plantas eléctricas. También suele emplearse como abono o como parte de la dieta de distintos tipos de ganado.

Finalmente, el alperujo (también conocido como alpeorujo) es un subproducto obtenido mediante el sistema continuo de extracción de dos fases. En definitiva se trata de un mezcla de alpechines y orujos, que también puede ser utilizada después de un proceso de secado, como combustible o , incluso como abono.


Volver